Parar a agradecer

Me gusta hacerlo en una pequeña capilla donde acuden enfermos con sus sillas y sus tubos para respirar.

Al menos una vez a la semana.

Paro la vida, rezo, asisto a misa, comulgo y agradezco. Insuperable este sentir.

loves-you

Deja un comentario

Tú dirección de correo no será publicada. Por favor, introduce nombre, email y el comentario.