Toc, toc, toc

Así tocaba al cristal de mi coche ayer una señora rumana pequeña que siempre veo en el mismo lugar . Cuando me voy acercando me acuerdo que siempre digo que hacen gran negocio siendo los dueños de cada semáforo..pero cuando les miro a los ojos no puedo pasar por alto porque pienso que aunque se ganen su “buen sueldo” así, hay que vivirlo ..y me acuerdo del Papa Francisco cuando habla de la limosna ..y también pienso que pudiera ser el mismo Jesús el que llama a mi puerta..

Deja un comentario

Tú dirección de correo no será publicada. Por favor, introduce nombre, email y el comentario.