Calendario delirio de Amor

Calendario delirio de Amor

Os cuento una historia real que vivimos ayer en familia.
Al ir caminando en Burgos hacia nuestro coche, vemos a un señor que intentaba que le hicieran caso pues llevaba una carpeta en la mano..salía de una tienda de alimentación sin éxito y cuando pasamos delante de una pareja de enamorados que intentaba reconciliarse después de una peleílla..este hombre se mete en medio, de forma inocente, pidiendo atención..gracias a Dios, capto al vuelo estas situaciones porque conozco a los protagonistas de las mismas..son mis favoritos..pues bien..vemos que nos enfoca y enfila y camina detrás..la primera impresión es ir rápido al coche ..aceleramos un poco y cuando cierro la puerta le veo en mi ventana mostrando unos papeles..en estos casos me acuerdo más que nunca del Papa Francisco, cuando era Monseñor Bergoglio y habló de la caridad y de la necesidad de mirar a los ojos cuando se ayuda a otro..y ahí llegó el momento Delirio de Amor cuando con dificultad al hablar y mostrando su pequeñez que es grandeza, me dice que vende unos calendarios que le hacen sus hijos en casa..me los muestra y es una hoja con los números pintados a mano, torcidos los meses y nada se entendía más que la humildad de dicha familia..al pasar a la segunda hoja me encuentro a la reina de mi vida, que es la Virgen María..y me dice que es para mí..y encima con un poema de Lope de Vega ¡¡ Cuando das amor, recibes Delirio de Amor.

2 respuestas a Calendario delirio de Amor
  1. Susana Responder

    Lo busqué…

    De una Virgen hermosa
    celos tiene el sol,
    porque vio en sus brazos
    otro sol mayor.

    Cuando del Oriente
    salió el sol dorado,
    y otro sol helado
    miró tan ardiente,
    quitó de la frente
    la corona bella,
    y a los pies de la estrella
    su lumbre adoró,
    porque vio en sus brazos
    otro sol mayor.

    «Hermosa María,
    dice el sol vencido,
    de vos ha nacido
    el sol que podía
    dar al mundo el día
    que ha deseado».
    Esto dijo humillado
    a María el sol,
    porque vio en sus brazos
    otro sol mayor.

    Quedé sin habla…
    (más que con el metro de Tokio…)
    Esta historia se lleva el premio “Delirio de Amor”….
    (Un regalo para vos de Ella…a través de un lujo de mensajero…)
    Gracias por compartir esta vivencia!!! Una caricia al alma

  2. marta Responder

    Que guiño delirio de amor!!!!!, Son oportunidades que se nos dan para pasar ver a Dios.

Deja un comentario

Tú dirección de correo no será publicada. Por favor, introduce nombre, email y el comentario.