Cuida bien mis ojos ¡¡

Había una chica ciega que se odiaba por el hecho de ser ciega. También odiaba al resto del mundo, excepto a su enamorado. Un día dijo que si pudiese ver el mundo, se casaría con su enamorado.

En un día de suerte, alguien donó un par de ojos para ella. Entonces su enamorado le preguntó: “Ahora que puedes ver, te casarás conmigo?”

La chica quedó shockeada cuando vio que su enamorado era ciego. Ella dijo: “Cuánto lo siento, pero no puedo casarme contigo porque eres ciego¡¡” El enamorado, alejándose con lágrimas dijo: “Entonces, por favor, cuida bien mis ojos. Eran muy importantes para mí”.

Deja un comentario

Tú dirección de correo no será publicada. Por favor, introduce nombre, email y el comentario.