Repartidor de pan

Puro Delirio de Amor cómo con su humildad, nos deja el pan cada mañana..de lunes a domingo..no recuerdo su nombre porque es marroquí.
La estampa de los días festivos en que le acompaña su sobrino pequeño, es puro delirio de amor..orgulloso de llevarlo en su trabajo y el niño de pocos años jugando con el teléfono del tío..son esos momentos en que les abrazaría..agradezco mucho tener la sensibilidad de vivirlos.

Deja un comentario

Tú dirección de correo no será publicada. Por favor, introduce nombre, email y el comentario.